Valida el envio de todos los campos del formulario

Comunidad Terapeútica Las Flotas

Top of Page
Menu
Secciones

ÁNGELES

UNA DE NUESTRAS PACIENTES, HA REALIZADO UNA CARTA EN LA QUE NOS HABLA DE SU EXPERIENCIA EN EL CENTRO, CON MOTIVO DE SU ALTA TERAPÉUTICA LA COMPARTIMOS CON NUESTROS LECTORES.
                                                                                      CARTAGENA, 11 DE FEBRERO DE 2018


  Hoy, necesito más que nunca amor, pero no un amor con un ángel con flechas cargadas de su hombro, al que llamen Cupido, sino un amor muy especial, el mío propio. El que tanto he luchado por tener. En alguna ocasión, ha aparecido por un instante, pero como ha llegado, se ha vuelto a marchar.

  Intento, con todas mis fuerzas quererme lo justo, para sobrevivir ante las adversidades con las que mantengo un pulso diario. 
   Imagino, en ocasiones, que algún día, algo pasará, que me haga entender, que si no me quiero, por muchas experiencias maravillosas que la vida me brinde, no las voy a poder disfrutar con la intensidad que debiera.

    Un día, cuando mi vida, era, sencillamente, que pasaran los días, con valores a los que despreciaba, unas ilusiones que no me interesaban, y sin lo más importante, sin ganas de vivir.

     Entonces, me invitaron a entrar en un lugar, donde podía conseguir todos esos valores, ilusiones y las ganas de vivir, de los que entonces carecía.

   Por un momento, pensé que nunca podría lograr que despertara en mí algo muy importante, algo que no se puede desechar nunca, que es vivir, vivir con dignidad.


   Como he dicho antes, no necesito ángeles con flechas de amor, sino unos ángeles que, estoy convencida, han caído del cielo. Os aseguro que existen, yo les he visto, he hablado con ellos, he sentido con ellos, he aprendido de ellos, e incluso a veces, me he batido en duelo con ellos,de verdad, los he visto en éste lugar donde vivo. Son ángeles que luchan todos los días para hacer despertar a personas como yo. Lo bonita que es la vida, y aún más, que si te quieres, te respetas y te mimas, con toda certeza, serás felíz.

   A veces, piensas que no están cerca de tí, pero no es verdad, los ángeles de los que hablo, están más cerca de ti de lo que yo me hubiera imaginado nunca, y, en algún momento, me han hecho esbozarle una sonrisa a mi vida y a mi corazón.

   Benditos ángeles, que dejan de lado su vida, para dedicarte todo su tiempo a tí.
   Agradezco a la vida, que existan estos maravillosos ángeles, porque sin ellos, quizás hoy, no estaría para escribir esto, ni para decirlo.
 
   Auténticos ángeles, gracias por haberme permitido poder veros, haber podido tener conversaciones maravillosas con vosotros, haber podido sentir vivencias inolvidables con vosotros, haber sido mis maestros con vuestros humildes consejos y poder abrirme los ojos para ver la vida con un cristal transparente, no con un cristal empañado.

   Deseo, que un día de estos, pueda hablar con vosotros y quererme, con la manera más brillante, pura, como me habéis querido transmitir en mi estancia en este lugar que Dios me ha regalado.

  A todos los ángeles, humildes, generosos, luchadores, bondadosos, altruistas, valientes, alegres, con grandes dosis de esperanza,y un largo etcétera, muchas gracias, aunque sé que no necesitáis que os lo diga.

  Si algún día, no os veo, sentaos otra vez a mi lado y tocadme por si me he dormido y se me ha olvidado quererme y vivir. Y sobre todo, QUE ESTOY EN EL LUGAR ADECUADO.


  P.D. MIL GRACIAS, PEQUEÑOS GRANDES ÁNGELES POR ESTAR AHÍ.
ÁNGELES

Publicar un comentario
Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia, rellena el siguiete formulario:

Deja tu comentario
   * Campos Obligatorios
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. POLITICA DE COOKIES